viernes, 30 de octubre de 2009

Chávez aumenta el gasto militar, pero reduce el social, la sanidad y la educación

El gobierno de Hugo Chávez ha incrementado el gasto militar y el de su Presidencia, y ha reducido el social, la sanidad, la educación y los servicios, de acuerdo con el presupuesto nacional del 2010 que ha presentado a la Asamblea Nacional la semana pasada.
El presupuesto del próximo año es de 74.000 millones de dólares. El economista Orlando Ochoa dijo a ABC que van tres años con el mismo presupuesto, que en su opinión es inflacionario porque el poder de compra ha caído “dramáticamente” en un 50%, impactando negativamente en la población.
La inflación es el talón de Aquiles del gobierno. En el 2008 fue de 31%, en el 2009 de 30% y en el 2010 será de 35%. La caída del crecimiento sería de -2,5% este año y el próximo está proyectado para 0,5%.
“La crisis nos estalla en la cara y nos están pasando factura”, dice a ABC el economista Gustavo Rojas al señalar que Chávez ha venido desviando el presupuesto hacia los gastos presidenciales -638% de incremento- y militares –compra de armamento a los rusos y nómina de las milicias bolivarianas- en lugar de los sociales y servicios.
En once años de gestión “ha tenido tiempo y recursos suficientes como para haber hecho una inversión en agua, electricidad y vialidad. Y no ha sido así. Ahora tenemos los servicios colapsados, las calles llenas de huecos y racionamiento de agua y luz”, añade Rojas.
El impacto social
Gracias a la bonanza petrolera Chávez ha mejorado el ingreso de los pobres entre los años 2004 y 2008 mediante la subvención de las “misiones” (programas sociales). “Pero en adelante con la caída de los precios del crudo también ha ido disminuyendo el apoyo del gobierno a ese 60% que representa la pobreza”, dice Ochoa.
La economía venezolana se ha distorsionado por las invasiones de tierras y fincas, las expropiaciones de empresas, la reducción de la producción, la inseguridad jurídica, las amenazas a la propiedad privada y la falta de inversiones. El ministro de Planificación Jorge Giordani ha reconocido que la productividad nacional ha caído y aumentado las importaciones.
“Todo esto influye en que el gobierno no tiene potencia fiscal para ayudar a los pobres. Es realmente un drama. Se está prolongando la agonía de la base económica no petrolera y sabemos que Petróleos de Venezuela y sus negocios no avanzan por la enorme corrupción que la corroe”, añade.
Petróleo compra votos
El ingreso está presupuestado sobre la base de 40 dólares el barril. Pero todos saben que el precio del crudo estará por encima de esa cifra. ¿Qué hará el gobierno con el ingreso extra de las exportaciones petroleras?. José Guerra, ex directivo del Banco Central de Venezuela, señala que todo lo que esté por encima de los 40 dólares no pasa por el control de la Asamblea Nacional por lo que “se desvía a otros usos como el despilfarro y la corrupción”.
En opinión de Gustavo Rojas el ingreso extraordinario del petróleo “será utilizado en el año electoral para financiar la campaña de los candidatos chavistas y para comprar votos. Como no hay control el gobierno hace lo que le da la gana con ese dinero”.
La lenta agonía
Orlando Ochoa comienza por las definiciones. Considera que el modelo económico chavista es “un híbrido extraño, una mezcla de proyecto ideológico marxista del siglo XX reformado para el siglo XXI y un proyecto autoritario militar reflejado por un ala del chavismo que más que socializar la economía pretende controlar la economía privada a través del Estado y los testaferros”.
“Es un dilema para la izquierda venezolana y una amenaza para la izquierda latinoamericana. Este es un régimen fascista porque entre otros aspectos elimina las divisiones del poder”, añade.
Sostiene que el modelo de Chávez ha fracasado. “Lo que aspira el gobierno es hacer lento el proceso de deterioro y compensar a los pobres y electores con subsidios. Está conduciendo al colapso económico”.
“ Lo que falta por definir es la fecha y la forma política que tomará una elección en la que el chavismo pierda o caiga en una crisis de gobernabilidad y la base se resienta. Y es el petróleo el que aún retarda la agonía. El futuro de Venezuela es oscuro si no se cambian los parámetros actuales”, dice con pesimismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal