jueves, 14 de octubre de 2010

Encarcelan a un adolescente por no dar su contraseña



Ya sabes que tienes que tener una contraseña bien sólida: letras y números, que sea larga, difícil de adivinar… También nos aconsejan que no usemos la misma para todo, o que la cambiemos alguna que otra vez. Y, desde luego, que nunca se la revelemos a nadie, bajo ningún concepto.
¿Ninguno, ninguno…? Hombre, si como este niñato has sido detenido por explotación sexual infantil, es mejor que la digas.

Normalmente, la policía (o cualquiera con un buen equipo, para qué vamos a engañarnos) tiene ciertas maneras de asaltar una contraseña. Sea mediante fuerza bruta, diccionarios, la llamada ingeniería social, el procedimiento que sea: contra la contraseña de 50 caracteres de Oliver Drage no hay manera.

Acusado de explotar infantilmente a niños, este individuo, de tan solo 19 años y de Liverpool, por no querer dar su contraseña a la policía ha acabado en la carcel durante 16 semanas. Actualmente está en una especie de reformatorio. No debe de estar muy reformado, porque la policía sigue intentando descubrir la contraseña, sin éxito.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal