jueves, 3 de noviembre de 2011

Evo Morales da la nota... dos veces

Parece que a Evo Morales no le basta todos los problemas que tiene a nivel interno -sobre todo al haberse enfrentado a los indígenas que antes lo apoyaron- y ahora prefiere volver a incursionar en temas que competen a la política internacional.

Dos días después de finalizar la Cumbre Iberoamericana en Asunción, Paraguay, Morales ha asegurado que ese tipo de citas están en "decadencia" y atraviezan una "agonía", entre otros motivos porque en América Latina se percibe que las antiguas colonias "rinden cuentas" cada año al Rey de España.

El presidente boliviano ha explicado que "tal vez" cuando se crearon estas cumbres hace dos décadas, "con motivo de 500 años de resistencia indígena popular" y "a 500 años de la invasión", era algo "importante". Ahora, en cambio, "es como decir que cada año hay que rendir cuentas al rey, en presencia del rey". "¿Qué mensaje da eso en Latinoamérica?", ha preguntado Morales.

Homenaje a Gadafi, en el día de los muertos

Por si eso no fuera poco, el Gobierno de Morales ha rendido homenaje al dictador libio Muamar Gadafi en un altar del Día de los Muertos que fue instalado en la sede del Ministerio de Exteriores en La Paz.

El ministro de Exteriores, David Choquehuanca, encabezó un acto en la Cancillería al que asistieron, entre otros, el embajador de España, Ramón Santos, y el encargado de Negocios de Estados Unidos, John Creamer.

La Cancillería instaló en una sala la tradicional mesa de culto a las almas, con abundante comida, frutas y panes con formas humanas, junto a fotos de fallecidos, entre ellas la de Gadafi y la del Che Guevara. "Los seres humanos somos una gran familia. Hoy recordamos a nuestros muertos", dijo Choquehuanca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal