sábado, 29 de octubre de 2011

Olot apaga los semáforos por la noche como medida de ahorro

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Olot acaba de tomar una medida cuanto menos curiosa, consistente en apagar todos los semáforos de la ciudad excepto los de la Plaza Clarà, como medida de ahorro frente a la crisis. De esta forma, calculan que el ahorro puede llegar a unos 6.000 euros aproximadamente al año, pero, ¿merece la pena frente a la Seguridad Vial?

Las horas de desconexión de los semáforos están previstas de domingo a jueves entre las diez de la noche y las seis de la mañana, así como las vísperas de festivos. Lógicamente, a estas horas la densidad de tráfico en la ciudad disminuye considerablemente por lo que en teoría, la regulación del tráfico podría hacerse mediante señales verticales que completasen los semáforos cuando estos no estuviesen en funcionamiento, con el típico cartelito en la parte inferior que reza: en caso de semáforo apagado.

No es una medida nueva. De hecho, la he observado en bastantes pueblos que son atravesados por una carretera nacional y que por la noche, sus semáforos quedan inoperativos con el ámbar intermitente. Un ejemplo concreto de otro sitio donde se utiliza esta técnica es en Medina del Campo, donde lo he podido comprobar por mi mismo, incluso en cruces de tamaño considerable.

La medida no es peligrosa, siempre y cuando aquello no se convierta en el salvaje Oeste. En Tenerife, una de las cosas que más me llamó la atención es que casi no hay semáforos, y no hay ningún problema de circulación. Sorprende más la medida tomada para reducir gastos por el Ayuntamiento de Olot.

Porque analicemos fríamente un día cualquiera, a las 2 de la mañana, llegamos a un cruce y se nos cierra el semáforo. Permanecemos detenidos durante un minuto o minuto y medio sin que pase ningún otro vehículo hasta que se nos pone en verde, que continuamos nuestro camino. Con esta medida que, ojo, si está bien estudiada en función del tráfico, llegamos al cruce y tenemos un ceda el paso, o un STOP. Nos detenemos y proseguimos nuestro camino habiendo perdido muy poco tiempo.

¿Existe peligro? Puede, pero el mismo que he visto cientos de veces en ciudad cuando el coche que llevo delante arranca cuando el semáforo de peatones parpadea o el otro que se salta el semáforo que ya está en rojo. Al final, es cuestión de respetar las normas de circulación, como siempre pasa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal