viernes, 22 de octubre de 2010

Prohíben a un niño obeso acudir a la guardería por ser "un peligro para la salud"

Con sólo tres años, Xiao Hao ya ha alcanzado los 63 kilos de peso, cinco veces superior al peso medio de sus compañeros de clase. Por culpa de su obesidad, este niño chino ha sido expulsado de diversas guarderías, con el pretexto de que su tamaño supone un riesgo para el resto de pequeños .

A pesar de que ha encontrado una niñera en Guangzhou, sur de China, la madre del niño desea que éste pierda peso a toda costa. La mujer, que asegura que a Xiao le gusta jugar y practica natación, ha hecho un llamamiento para que los médicos ayuden a su hijo.

Según publica el diario 'Daily Mail', algunos expertos achacan este 'problema' a un trastorno de la hormona del crecimiento, que ha disparado el peso del pequeño. Otros apuntan a que Xiao es víctima del síndrome del 'Pequeño Emperador': en China, muchas familias sólo pueden tener un hijo, al que le conceden todos los caprichos... incluidos los alimenticios.

Sea cual sea el motivo de su excesivo peso, el doctor Lu Hong advierte que Xiao "no puede continuar así porque su corazón no resistirá la tensión".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal