viernes, 3 de septiembre de 2010

Una niña asmática muere en EE.UU. después de que un policía le impidiera llegar al hospital

Carmen Ojeda estaba con su hija en un parque infantil cuando la pequeña Briana, de 11 años, sufrió un ataque de asma. Al no funcionar el inhalador que tenía en el coche, la familia intentó acudir al hospital.

En una situación así, el tiempo es clave, pero en Nueva York el tráfico es lento, denso, complicado. De forma que la madre se desvió por una calle que estaba cortada para llegar antes. Allí, se encontró con un coche patrulla.

Hay diferentes versiones sobre lo ocurrido. Algunos testigos indican que la madre, presa del nerviosismo, llegó a chocar con un coche patrulla. Ciertos medios locales afirman que simplemente llegó hasta donde estaba el coche y pidió auxilio. Carmen Ojeda, en todo caso, cuenta en el 'New York Post' que un agente de la Policía de Nueva York les bloqueo el paso por haber entrado en una calle cerrada al tráfico. Cuando ella, desesperada, le explicó el peligro mortal que corría su hija y pidió auxilio, el agente se rió y dijo que no sabía "cómo hacer un boca a boca".

Aunque el agente eventualmente les cedió el paso, el tiempo perdido fue demasiado; Briana murió poco después de ingresar en el hospital.

Carmen y Michael Ojeda no conocían la identidad del policía que había retrasado la llegada al hospital y la Policía de Nueva York inicialmente negó que uno de sus agentes estuviese involucrado. Sin embargo, poco después las autoridades de la ciudad se vieron obligadas a admitir que se había establecido que el agente implicado era Alfonso Méndez, de 30 años, veterano de cinco años en la Policía.

La indignación ha sido aún mayor al conocerse que todos los policías de la ciudad reciben obligatoriamente un curso en primeros auxilios, tal y como ha confirmado el portavoz del Septuagésimo Sexto Distrito de la ciudad.

Méndez, que forma parte del cuerpo policial desde 2005, ha sido suspendido y ahora se enfrenta a cargos administrativos por no actuar según corresponde a un agente del orden y no avisar a la Comisaría de lo que había ocurrido. Entretanto, se le retirado el arma y no podrá ejercer como policía mientras se desarolla la investigación, informó Paul J. Browne, portavoz del Departamento de la Policía, a través de 'The New York Times'.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal