miércoles, 9 de diciembre de 2009

Una niña que estornuda 12 mil veces por día

Una pequeña de sólo 12 años contrajo un resfrío la semana pasada y estornuda hasta 12 veces por minuto. Dejó de ir al colegio y fue a un programa de televisión a pedir ayuda

El vídeo de Lauren Johnson, una niña de 12 años que estornuda hasta 12.000 veces al día, circula esta semana por varias cadenas de televisión de EEUU, que piden ayuda para una enfermedad de la que solo se conocen 40 casos en el mundo.

Cuando Johnson contrajo un aparentemente inofensivo resfriado hace dos semanas, no imaginó que los molestos estornudos se repetirían hasta 12 veces por minuto, convertidos en espasmos que le obligan a interrumpir constantemente sus actividades diarias.

Ante la falta de signos de mejora, la niña y su madre, Lynn Johnson, acudieron el miércoles a un programa de la cadena NBC en busca de un diagnóstico para la extraña condición de la niña.

Desde entonces, la historia de Johnson ha recorrido los informativos de las principales cadenas, y acumula casi 80.000 visualizaciones en Youtube.

Según el relato de su madre, que también contrajo el resfriado, cuando la niña parecía encontrarse mejor, ella misma le permitió quedarse a dormir en casa de una amiga.

Cuando regresó a casa, sin embargo, comenzó a manifestar unos estornudos "crónicos, rítmicos, imparables", que solo se interrumpen cuando la niña duerme profundamente.

Debido a los estornudos, Johnson ha dejado de ir al colegio, recibe visitas de los profesores para tratar de mantenerse al día, y su madre ha abandonado su empleo para cuidarla.

Aunque ninguno de los doctores que la han examinado ha encontrado un diagnóstico definitivo, varios expertos coinciden en que puede tratarse de "estornudo psicogénico intratable", una rara enfermedad que solo se ha identificado en unas 40 personas alrededor del mundo.

Una de las colaboradoras del programa de la NBC, la doctora Nancy Snyderman, sugirió en cambio que la niña podría padecer un tic, tras observar que sus estornudos no eran nasales ni productivos.

"Hay cosas como el síndrome de Tourette, o el de Munchausen, en los que la gente simula problemas para llamar la atención", opinó Snyderman.

La doctora subrayó que el estornudo es algo involuntario, que la niña no lo hace conscientemente y que es el carácter rítmico de las compulsiones lo que le hace pensar que es un tic, que debe examinarse con ayuda psicológica.

Desde que comenzaron los estornudos, el 1 de noviembre, Lauren ha acudido a seis especialistas, entre ellos un psicólogo, un otorrinolaringólogo y un experto en hipnosis.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal