lunes, 16 de noviembre de 2009

La violencia se triplicó en Venezuela desde la llegada de Hugo Chávez

A falta de datos oficiales, las ONG pronostican que este año se producirán cincuenta muertes diarias

Las cifras ante las que el presidente «se lava las manos»:


18.436
Son las víctimas mortales que la ONG Observatorio Venezolano de Violencia prevé para este año, unas 50 diarias

14.000
homicidios se produjeron el año pasado, más del triple de los registrados en 1998, 4.500 asesinatos

40-50
personas mueren cada fin de semana en Caracas, ciudad de cuatro millones de habitantes que bate el récord en el país

5.000
efectivos, de los que 3.000 son oficiales del Ejército y 2.000 son policías, ha prometido desplegar Interior en la capital

3,5
millones de armas ilegales existen en el país, según denuncia el opositor Julio Borges, de «Primero Justicia»

Son las siete de la tarde del pasado 26 de octubre. Alejandro Méndez, un taxista de 22 años, resultó muerto en la autopista de Barcelona, en el estado Anzoátegui (este de Venezuela), al recibir un disparo en la frente y otro en la espalda cuando trataba de huir de sus asesinos, sus últimos pasajeros. A esa misma hora y muy cerca, en el sector Cerro Grande de Naricual, Carlos José Caibe Atay, de 35 años, y su sobrino José Gregorio Caibe Arcila, de 21 años, fueron asesinados al recibir 40 tiros, según relata el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).
Los homicidios, los robos y los secuestros se han triplicado en los últimos once años, casi los que lleva Chávez en la Presidencia. Los crímenes de Anzoátegui muestran que el país se desangra por sus cuatro costados, aunque Caracas, la ciudad más poblada con sus cuatro millones de habitantes, bate el récord con 40 y 50 homicidios durante los fines de semana. La morgue llega a colapsarse a veces con tantos cadáveres.
«Robos colectivos»
La última novedad son los «robos colectivos», que consiste en asaltar un edificio completo. Los ladrones roban piso por piso, someten a los residentes como rehenes y luego se llevan las joyas u objetos de valor a plena luz del día.
Para combatir la delincuencia, el director de Prevención del Delito del Ministerio del Interior, Edwin Rojas, ha prometido desplegar en Caracas unos 5.000 uniformados, de los cuales 3.000 son oficiales del Ejército y 2.000 son efectivos policiales. También ha ofrecido instalar 30 centros de coordinación de seguridad y varias mesas de trabajo para recoger las denuncias.
El director del Observatorio Venezolano de Violencia, Roberto Briceño León, asegura que la proyección de homicidios para este año es de 18.436 muertes violentas (50 diarias). Briceño ha tenido en cuenta las cifras que aporta el Instituto de Convivencia y Seguridad Ciudadana.
Las autoridades han dejado de suministrar las cifras de muertes violentas semanales, la cuenta actualizada la llevan las ONG y la prensa independiente. El año pasado se llegó a 14.000 homicidios, lo que significa que la cifra se ha triplicado con respecto a los 4.500 homicidios registrados en 1998.
El más violento de la región
Julio Borges, coordinador del partido Primero Justicia, sostiene que un informe reciente de México colocó a Venezuela como el país más violento de Iberoamérica. «Oficialmente han ocurrido 100.000 asesinatos en más de diez años de gobierno de Chávez y ni siquiera estamos en guerra civil», indica el opositor.
Borges lleva la cuenta de los índices de criminalidad: «Tenemos 3,5 millones de armas de fuego ilegales, a lo que se suman novedades como las bandas de sicarios y secuestros express. Ya los asaltos no son contra los ricos sino contra los pobres. Da igual quitar la vida por comida que por unos zapatos o un coche».
También señala a ABC que hace once años la cifra de homicidios era de 9 por cada 100.000 habitantes. Ahora es de 40 y 45 homicidios por cada 100.000 habitantes. «Esto ocurre por la poca respuesta que le da el Estado al problema de la inseguridad. Deberíamos tener 120.000 policías y apenas contamos con 48.000 uniformados, igual número de jueces. La impunidad judicial es del 98%».
El opositor culpa a Chávez de la violencia, aunque «él se lave las manos». Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, considera que al presidente, que ha sufrido una caída de la popularidad, «le interesa poco resolver ese problema, el principal para los venezolanos, porque no se ve como responsable».

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal