martes, 6 de octubre de 2009

La foto que recorre el mundo y muestra el horror en Afganistán


El cabo Joshua M. Bernard, de 21 años y originario de Portland, fue alcanzado por una granada impulsada por cohetes el 14 de agosto, durante una emboscada del Talibán en la provincia de Helmand, sur de Afganistán.

La imagen muestra a algunos compañeros infantes de marina que ayudan a Bernard después de que sufriera lesiones severas en una pierna. Fue trasladado a un hospital, en cuyo quirófano murió.

Esa imagen fue captada por la fotógrafa de AP, Julie Jacobson, quien acompañó a los marines en el patrullaje y estuvo en medio de la emboscada en la que Bernard resultó herido.

Jacobson había fotografiado a Bernard en patrullajes anteriores y posteriormente cubrió la ceremonia fúnebre realizada por sus compañeros marines.

"Los periodistas de AP documentan sucesos mundiales todos los días. Afganistán no es la excepción. Sentimos que es nuestro deber periodístico mostrar la realidad de la guerra allá, sin importar cuán desagradable y brutal sea eso a veces", dijo Santiago Lyon, director de fotografía de AP.

Añadió que la muerte de Bernard muestra "su sacrificio por su país. Su historia y fotos informan sobre él y sus últimas horas, respetuosamente y de acuerdo con la regulación militar que rodea a los periodistas que permanecen con las fuerzas norteamericanas".

Los periodistas que trabajan junto a las fuerzas norteamericanas en Afganistán deben firmar un acuerdo en el que aceptan una serie de reglas, que entre otras cosas están diseñadas para proteger la seguridad operativa y las vidas de los efectivos que los aceptan como huéspedes.

Los críticos sostienen también que algunas reglas buscan dar una imagen más "pulcra" de la guerra, minimizando sacrificios y crueldad que fueron mostrados gráficamente por imágenes de varios conflictos, desde la Guerra Civil hasta Vietnam, donde no había esas restricciones.

La regla sobre la cobertura de "personal herido, lesionado y enfermo" señala que "las preocupaciones principales" son "el bienestar de los pacientes, su privacidad y la consideración hacia sus familiares y seres queridos".

Jacobson, quien estaba en cuclillas durante el ataque, tomó la imagen a distancia, con un telefoto, y no interfirió con los marines que trataban de ayudar a Bernard.

AP esperó hasta el sepelio de Bernard en Madison, Maine, el 24 de agosto, para distribuir su historia y las imágenes. Un reportero de AP se reunió con sus padres y les permitió ver las imágenes.

El padre de Bernard, tras ver la imagen de su hijo herido de muerte, dijo que se oponía a su publicación, al considerar que era una falta de respeto a su memoria. John Bernard reiteró su punto de vista el miércoles.

1 comentarios:

A las 4 de enero de 2010, 14:55 , Blogger kastanedowski ha dicho...

Pobres gringos...como sufro al oir que UNO se quebra la una...

Por cierto,felicidades a Obamarama por su Nobel Prize

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal