domingo, 25 de marzo de 2012

Muere cuando intentaba batir el récord de permanecer enterrado vivo

Aquí tenemos a un premio Darwin in pectore: Janaka Basnayake, natural de Sri Lanka, que intentó batir el récord de mayor tiempo enterrado vivo. Basnayake batió el récord, sí, pero a un precio demasiado excesivo: murió asfixiado después de pasar más de 30 horas en un agujero de tres metros de profundidad, cubierto con tierra y maderas.

Basnayake fue enterrado a las 9:30 de la mañana del sábado y fue desenterrado a las 4 de la tarde del domingo. Los familiares le encontraron desfallecido y le llevaron con premura a un hospital cercano donde sólo pudieron certificar su muerte y, suponemos, su profunda insensatez.

El hombre, que tenía 24 años en el momento de su fallecimiento, había sido enterrado antes otras dos veces por espacio de 2,5 y 6 horas, respectivamente, según informa el periódico local The Lankadeepa. La dolida madre del difunto recuerda en el artículo que su hijo empezó a intentar batir plusmarcas “de cosas extrañas” muy joven, “después de ver muchas películas”.

Y no sólo películas. Basnayake es un excombatiente del Ejército de Sri Lanka, que lleva 25 años combatiendo a los separatistas tamiles, uno más de los que tenía el fallido plusmarquista en el momento de su deceso.

La plusmarca no quedará registrada en el Libro Guinness de los Records por diversos motivos: 1. El citado libro no admite este tipo de records por considerarlos demasiado peligrosos. 2. Técnicamente, Basnayake no batió el récord porque no se sabe en qué momento falleció y 3. El récord extra oficial está en manos de un británico que, se cuenta, estuvo enterrado tres meses con sus noches en 1998.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal