lunes, 22 de noviembre de 2010

Reino Unido medirá la felicidad de sus ciudadanos

El Servicio Nacional de Estadística británico va a comenzar a preguntar regularmente a los ciudadanos del Reino Unido sobre su grado de felicidad. Será tan importante como el dato periódico sobre el crecimiento económico, o así al menos lo asegura el primer ministro, David Cameron, que quiere que el “estado de humor de la nación” sea algo medible, a pesar de que ello, en medio de la crisis económica, no sea algo que favorezca al Gobierno, según informa “The Guardian”.

El Reino Unido quiere anticiparse a Francia y Canadá, que también han anunciado su deseo de medir el índice de felicidad de sus ciudadanos, agregando a sus servicios estadísticos trimestrales preguntas como ¿está satisfecho con su vida? ¿cómo de feliz fue ayer? ¿le encuentra sentido a su vida?

De generalizarse la estadística, ello permitiría elaborar un mapa global sobre el grado de felicidad en el mundo. Algunos intentos ya realizados, basándose en datos dispersos, sitúan a Norteamérica, Escandinavia y Australia como las áreas de mayor satisfacción con la propia vida. Inmediatamente después vendría España, Reino Unio, Alemania e Italia. Los menos felices serían los rusos y parte de los habitantes de Europa del Este y Africa Oriental.

Iniciativa de dos premios Nobel

La iniciativa responde a la llamada realizada por dos premios Nobel, Joseph Stiglitz y Amartya Sen, para que los líderes del mundo no se fijen únicamente en el concepto económico del Producto Interior Bruto. En respuesta a este requerimiento, Cameron ha indicado que “es hora de que admitamos que la vida es más que el dinero y nos concentremos no sólo en el PIB, sino también en el bienestar general”.

Aunque las estadísticas de los países ya contemplan diversos aspectos sobre la sensación subjetiva de bienestar, falta un baremo global que aúne muchos de esos indicadores y los complete con otros elementos, creando un homologable índice de felicidad.

Parte de la Administración británica no ve la idea con buenos ojos, ya que se puede volver contra el Gobierno dado el clima de austeridad provocada por los amplios recortes del presupuesto. No obstante, Cameron ha dado ya el visto bueno y la concreción de las nuevas preguntas que realizará el Servicio Nacional de Estadística serán encargadas al experto Jil Matherson, con el fin de que puedan plantearse a los ciudadanos desde abril.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal