viernes, 5 de diciembre de 2008

La automutilación

A nivel psicológico, la automutilación, conocida también por autolesión, autodestrucción o autoflagelación, es la accion de hacerse daño a uno mismo sin intención de cometer suicidio. La autodestrucción se manifiesta en cortes, quemaduras y rasguños; es una forma de expresar el dolor, una forma no verbal de comunicación donde los sentimientos se transmiten a través del cuerpo de una forma más visible. La automutilación puede ayudar a la persona a liberarse de sentimientos de ira, rabia, rencor, tristeza, soledad, culpa. Muchos lo catalogan como una necesidad de atención, pero es antes que nada la expresión externa de un grito interno y, aunque no sea socialmente aceptada, es más de común que lo que parece. También, a veces, se hace para cersiorarse de que siguen vivos. "No por respirar uno está vivo"Si un individuo siente odio hacia sí mismo, ese odio puede ser transmitido a través de la autoflagelación. La automutilación puede también ser el pedido más desesperado de atención, de necesidad de ayuda, y es precisamente el mensaje de las cortaduras. La persona que se corta no quiere matarse, pero sí que se le preste atención.Este padecimiento se utiliza a veces para aliviar dolores emocionales fuertes, ya que es más fácil controlar el dolor físico que el emocional. La sensación de dolor produce una cierta liberación de ansiedad. Muchos adolescentes de todo el mundo se realizan heridas (cortes, quemaduras...) en momentos de crisis o de sufrimiento, porque el dolor físico les ayuda a soportar su sufrimiento psicológico.En otras circunstancias la automutilación se utiliza para sentir poder sobre uno mismo. Es la manera insalubre de lidiar con sentimientos intensos, con baja auto-estima, con repugnancia hacia el cuerpo propio. Además, testimonios indican que ver sangre es la manera de entender que uno sigue entre los vivos. La automutilación está muy relacionada con las adicciones, o trastornos de alimentación como bulimia y anorexia. Las personas que lo hacen con esta finalidad necesitan ayuda, y se debe hacer todo lo posible por ayudarlas y conseguir que superen este estado y dejen (como consecuencia)de automutilarse. Sin embargo, no necesariamente padecen una enfermedad mental y su sufrimiento puede ser aliviado sin necesidad de profesionales (psicólogos o psiquiatras).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal