lunes, 25 de agosto de 2008

Bhopal: La peor catástrofe industrial del mundo

El Desastre de Bhopal, ocurrido el 3 de diciembre de 1984 en la región de Bhopal (India), se originó al producirse una fuga de 42 toneladas de isocianato de metilo en una fábrica de pesticidas propiedad de la compañía estadounidense Union Carbide (posteriormente fusionada con Dow Chemical). El accidente se produjo al no tomarse las debidas precauciones durante las tareas de limpieza y mantenimiento de la planta, lo que hizo que el agua a presión utilizada y los cristales de cloruro sódico y restos metálicos y otras impurezas que la misma arrastraba, entrasen en contacto con el gas almacenado, iniciando una reacción exotérmica que provocó el estallido por sobrepresión de las válvulas de seguridad de los tanques y con ello la liberación a la atmósfera del gas tóxico.

Al entrar en contacto con la atmósfera, el compuesto liberado comenzó a descomponerse en varios gases muy tóxicos (fosgeno, monometilamina y especialmente ácido cianhídrico, también conocido como ácido prúsico o cianuro de hidrógeno) que formaron una nube letal que, al ser más densos los gases que la formaban que el aire atmosférico, recorrió a ras de suelo toda la ciudad. Miles de personas murieron de forma casi inmediata asfixiadas por la nube tóxica y otras muchas fallecieron en accidentes al intentar huir de ella durante la desesperada y caótica evacuación de la ciudad.

Se estima que entre 8.000 personas murieron en el acto, otras 12.000 han muerto durante estos 20 años como consecuencia de las enfermedades que les produjo el escape. Más de 150.000 supervivientes permanecen graves y necesitan todavía asistencia médica. Muchos niños nacidos después del desastre sufren malformaciones y enfermedades asociadas al gas tóxico.
Además, perecieron también miles de cabezas de ganado y animales domésticos y todo el entorno del lugar del accidente quedó seriamente contaminado por sustancias tóxicas y metales pesados que tardarán muchos años en desaparecer. La planta química fue abandonada tras el accidente y Union Carbide/Dow Chemical nunca respondieron por los daños causados.


Rehana Bi ha guardado celosamente la fotografía, en la que aparece con los ojos vendados, que se publicó en una revista internacional tras el desastre. Su hijo Chand, que en aquel entonces tenía un año, también sufrió los efectos del gas en los ojos.
El doctor de la muerte. “Debo de haber realizado más de 20.000 autopsias hasta el momento. Ningún familiar de una víctima del gas puede conseguir una indemnización por esta muerte sin el certificado que yo expido. Ha sido una auténtica pesadilla”, confiesa el Dr. Sathpathy, forense del hospital estatal Hamidia, el único en funcionamiento la noche de la tragedia.

Cadáveres de niños a la espera de ser incinerados. Una multitud observa cómo un hombre coloca etiquetas identificativas en la frente de los cuerpos de los niños. Murieron tantos miles de personas que fueron necesarias estas drásticas medidas para identificar y documentar el mayor número de cuerpos posible.

Se realizaron cremaciones en masa junto a las tumbas comunales. “Los cuerpos estaban esparcidos por todos lados y el hedor a muerte era sobrecogedor”, rememora el anciano de 76 años Amar Chand Ajmera, asistente social. “Recuerdo que incineramos más de 2.000 cuerpos en un solo día”.

Entierro de un niño desconocido. Este niño sin identificar se ha convertido en el símbolo de la peor catástrofe industrial del mundo, causada por la multinacional farmacéutica estadounidense Union Carbide.

1 comentarios:

A las 16 de abril de 2009, 4:57 , Blogger psicologia ha dicho...

Dios esto si que fue y seguira siendo una gran trajedio donde estan los responsables???? por lo que se comenta en la reseña nisiquiera pagaron las indennizaciones, ahunque para esto no hay dinero alguno que pueda curar o reparar el dolor de estas personas.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal