domingo, 22 de junio de 2008

Se amputó la pierna porque "la odiaba"



David Openshaw, de 28 años, sufre "Desorden de Identidad de la Integridad Corporal". El hombre se congeló la pierna para que pudiera ser cortada, lisa y llanamente.

La enfermedad, cuyos síntomas provocan en el individuo afectado un irresistible deseo por amputarse una o más extremidades sanas del cuerpo, lo llevó a tomar esta drástica decisión.

Con seguridad, el hombre metió su pierna derecha en un bidon con hielo durante horas. Cuando ya no podía sentir absolutamente nada de la rodilla para abajo, decidió sacarla y se la cortó.

El enfermo dijo que "odiaba" la pierna desde que tenía cuatro años, pero que ahora se siente encantado con su prótesis.

También aseguró que ahora está mucho más feliz. En el trabajo dicen que ahora David es mucho más eficaz, y su esposa admitió que desde que se cortó la pierna, la relación entre ellos mejoró muchísimo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal